¿Quieres saber quién soy?

Me llamo Anna. Estudié diseño de moda, quizá porque mis abuelos, y luego mi padre, tuvieron un negocio de tejidos en Sabadell. Cuando iba a la tienda me encantaba ver las telas, los colores, las diferentes texturas, los estampados y me imaginaba las posibilidades que tendrían …

De pequeña me encantaba vestir a las muñecas con cualquier trozo de tejido que fácilmente encontraba por casa o por la tienda.

Al ver mi afición, mi madre me enseñó a coser a máquina. ¡Qué buena maestra que fue! No sólo consiguió que tuviera unas muñecas con vestidos únicos y originales, sino también transmitirme su sensibilidad, su paciencia y el valor de las cosas.

Ya de mayor y después de acabar los estudios de la especialidad, trabajé durante muchos años como diseñadora y patronista en diferentes empresas de lencería, ropa interior y baño.

Con el deseo de hacer algo más personal, creativo y sostenible, me di cuenta de que hacer kilómetros cada día y colaborar con una empresa textil contaminante, no era una buena opción. Así que me armé de valor y decidí hacer un cambio y apostar por un nuevo proyecto que recogiera mi pasión por la ropa, la sensibilidad con el medio ambiente y las prendas hechas a mano.